Mis palabras enviadas en audio la noche de presentación del libro “Diálogos Democráticos” en Santiago, Chile

Mis palabras enviadas en audio la noche de presentación del libro “Diálogos Democráticos” en Santiago, Chile

15 de Abril de 2019

Buenas noches,

Durante los casi tres últimos años, mi  voz ha sido pocas veces  escuchada, ya que me he hecho del  compromiso, de respetar el silencio al que se  encuentran sometidos; obligados, casi 1000 presos políticos en Venezuela.

Por primera vez desde mi encierro el 3 de septiembre de 2016, acepté el que mi imagen fuera transmitida en tiempo real, el día 5 de abril de 2019, junto con el senador Chahuán,

En ambos casos, he considerado que el esfuerzo de muchos en Chile, para hacer posible el libro que hoy celebramos, ameritaba romper – bajo riesgo personal –  mi propia promesa.

Hace más de 60 años, mi padre exiliado de una de las 2 dictaduras que enfrentó en Venezuela, llegó a estas latitudes. Aquí recibió cariño, se hizo economista, siendo ya abogado y; de un ambiente de amor chileno nacimos en estas tierras, mi hermano Antonio  y  yo.

CHILE ANTES, CHILE AHORA, SIEMPRE CHILE.

Estando en aislamiento severo, me sacaron de mi celda y me presentaron ante un joven sudoroso, que cargaba con todos los implementos necesarios para identificarme como chileno, su nombre Diego Ribera, entonces cónsul de Chile en Caracas.  Aunque ese mismo día dejaba su cargo, su entrega  y su amor a mi causa, cumpliendo con exigencias del canciller Muñoz y de la presidente Bachelet, nunca serán olvidados.

CHILE ANTES, CHILE AHORA, CHILE SIEMPRE.

En la página 149 del libro hago especial agradecimiento a algunos, y aunque pretenda nombrarlos a todos, siempre… serán algunos, porque han sido muchos, incluyendo el pueblo chileno quienes me han defendido y protegido.

Por eso, desde tiempos de mi padre, decimos:

CHILE ANTES, CHILE AHORA, SIEMPRE CHILE.

Por allí debe estar sentada mi princesa, mi hija amada; quien dignamente me representa.

En las paginas 158, 160, 162, 163, aparece fotografiada escribiendo pintas por mi libertad en vidrios de buses y automóviles, frente a la sede de la Nunciatura Apostólica, en la clínica donde estuve 100 días recuperándome de cuatro cárceles, pero esas fotos no dan testimonio suficiente del esfuerzo de ella, junto a mi amada esposa Silvia y a mis adorados hijos Braulio, Christian y Dominykas.

Ellos sufrieron indignantes requisas corporales, allanamientos a nuestro hogar y el duro golpe emocional de verme convertido en un despojo humano… maloliente.

Claudia luego de sobrepasar toda obligación como hija, le exigí que viajara a Chile. Allí llego sólita, nadie la esperaba, se arrimó a la casa de una bondadosa amiga venezolana tal y como lo había hecho su abuelo,  hace más de 60 años.

A los tres meses ya había abierto camino propio, y sigue avanzando apoyada en los hombros de nuestro  chile y nuestros chilenos.

CHILE ANTES, CHILE AHORA, CHILE SIEMPRE.

A mis paisanos venezolanos,  algunos recién llegados, desempleados, desesperados, les pido que confíen en su decisión de buscar cobijo en esta tierra, llena de mujeres y hombres trabajadores, solidarios y honestos. Yo soy desde que nací, testimonio viviente de la grandeza humana de este suelo… de este pueblo.

Paisanos venezolanos, paisanos chilenos, adelante, adelante, siempre adelante, por encima de rocas y obstáculos, siempre adelante. No conozco a  un solo pesimista que haya hecho historia.  El futuro es nuestro.

Al senador Chahuán, a su equipo que  hicieron posible este libro, a la diputada del real,  al embajador Rodríguez Guarachi, que me visitaron en mi casa, a mi hermana Ana Julia que inicio esta ruta, al gobierno del presidente Piñera, al congreso chileno  y a todos ustedes, les doy las gracias y les pido que repitamos.

CHILE AYER, CHILE HOY, CHILE POR SIEMPRE.

QUE DIOS BENDIGA A TODOS LOS HOMBRES Y MUJERES DE BUENA VOLUNTAD

Audio de mensaje enviado a los presentes en el evento

 

Foto: Momento en que el senador Francisco Chahuán entrega a Claudia Jatar,  en nombre de Braulio Jatar, la medalla del Senado del Congreso de Chile.