Opiniones

El Experimento Halloween: ¿Qué efecto psicológico produce taparse el rostro?

halloween

Por Braulio Jatar Alonso

Cuando uno observa a funcionarios policiales, o de comando especiales militares cubriéndose el rostro, muchos convienen en que es una forma de proteger su identidad. Dicho de otra forma, el taparse la cara es una forma de evitar que sus oponentes, normalmente criminales, los ubiquen dentro de su vida regular y sean víctimas de  venganza.   

Por otro lado hay jueces sin rostros,  casos judiciales en los cuales los acusados son organizaciones dedicadas a delitos violentos como narcotráfico, mafia o grupos guerrilleros. Los jueces sin rostro son parte de un sistema de justicia especializada para el juzgamiento de determinados delitos y surge como inminente respuesta, ante la imposibilidad del Estado de garantizar la seguridad y vida de los funcionarios del aparato judicial.  

Pero como en toda moneda hay otro lado. Las máscaras no solo protegen la identidad de quienes las usan, también le restan identidad a quienes las llevan. Experimentos en psicología social hablan de un efecto denominado “desindividualización”  vinculado con el efecto de anonimato al cubrirse los rostros.

El experimento Halloween

Scott Fraser (1974) organizó que unos niños de la escuela primaria fuesen a una fiesta especial, experimental de Halloween, dada por su maestra. Había muchos juegos para jugar, y por cada juego ganado, se ganaban fichas que podían ser cambiadas por regalos al final de la fiesta. La mitad de los juegos eran de naturaleza no agresiva, y la mitad eran confrontaciones entre dos niños a fin de alcanzar la meta. (Fuente  PSICOLOGIA POLTICA – CATEDRA II – TITULAR: LIC. JORGE A. BIGLIERI )

 Inicialmente, mientras los juegos se jugaran, la maestra dijo que los disfraces venían en camino, así que podían comenzar la diversión mientras esperaban. Luego llegaron los disfraces, y fueron usados mientras continuaban los juegos, y, finalmente, los disfraces fueron removidos para darlos a otros niños en otras fiestas, y los juegos pasaron a una tercera fase; cada fase por aproximadamente una hora. Los datos son un impactante testimonio de poder del anonimato. La agresividad se incrementó significativamente tan pronto como los disfraces se usaron, más que duplicando el nivel promedio de la base inicial. El cambio de comportamiento debido al anonimato no creó un cambio en la disposición interna, sólo un cambio en la respuesta externa. “Cambie la situación, voila, la conducta cambia de forma predecible”.

En el experimento de la cárcel de la universidad de Stanford a los carceleros les entregaron unos lentes de sol que le tapaban el rostro, con la idea de repetir el proceso de “desindividualización”,  para Phillip Zimbardo el responsable del ensayo carcelario con relación al tema ha dicho: “La idea de mi investigación en la que utilicé el anonimato como una variable independiente en el estudio del comportamiento agresivo proviene no de una teoría psicológica, sino más bien de una novela. La novela ganadora del Premio Nobel de William Golding (1962) sobre la transformación de buenos niños cristianos británicos de un coro en pequeñas bestias asesinas se centra en cómo el cambio en la apariencia externa de uno lleva a un cambio en el estado mental y en el comportamiento. El sicólogo afirma : “Pintarse, cambiar la apariencia exterior, hace posible que en algunos niños se desinhiban impulsos antes restringidos, para matar un cerdo a fin de obtener comida. Una vez que la acción extraña de matar una criatura fue realizada, pueden continuar matando con placer, tanto animales como personas. ¿Es psicológicamente válido que la apariencia externa puede impactar en los procesos internos y del comportamiento? Esa es la pregunta que respondí con un conjunto de experimentos y estudios de campo sobre la psicología de la desindividualización (Zimbardo, 1970)

Es mentira: La rana si salta cuando el agua arde.

rana hervida

Es mentira: La rana va a saltar cuando el agua arde. Haz lo mismo  Por Braulio Jatar Alonso

El señor Adan Grant en una comparecencia en la plataforma TED; echa por tierra el mito de que una rana dentro de una olla se deja morir, si le aumentas la temperatura de forma gradual. Este especialista en psicología organizacional, sobre la fábula afirma: “Recién descubrí que es un mito. Si calientas el agua, la rana salta tan pronto siente el incómodo calor. Claro que salta, no es idiota”.

Saltar a tiempo es tan importante como perseverar en el esfuerzo, la dificultad está en definir cuando quedarse en la olla o cuando saltar de ella,  he ahí la cuestión.

Grant señala que el empecinarse en quedarse golpeándose contra la misma piedra,  se denomina  “escalada de compromiso a un curso de acción perdido” y agrega que  ocurre cuando haces una inversión de tiempo o dinero inicial y luego te das cuenta de que quizá fue una mala elección, pero en lugar de reflexionar, apuestas doble invirtiendo más.”  

Esta doble apuesta te deja frustrado en un trabajo, una relación emocional o enganchado a una profesión que solo te causa desdicha.

La palabra éxito, proviene del latín “exit” tomada por el idioma inglés junto con su definición  de salida, pero también lleva implícito un nivel de satisfacción o felicidad. Si te encuentras sin salida o en una que no te produce una satisfacción personal, es hora de saltar de la cacerola.  

Cuando te empeñas en ser lo que realmente no eres, en psicología se denomina “identidad hipotecada”. Es decir que te haces prematuramente  de un sentido de quien eres y cierras tu mente a yo alternativos.

El cantante que no llega a ninguna parte, el pintor que no vende un cuadro , el abogado desdichado o permanecer casado con quien las circunstancias  te impusieron, son hipotecas que te gravan en primer, segundo y hasta tercer grado.  Liberarte de esa hipoteca es tan importante como pagar la cuota final de tu casa.   

El calor que sientes en tu “cola”  es muchas veces lo que se denomina disonancia cognitiva,  es decir esa  incomodidad que se produce cuando tenemos dos ideas que se contradicen o cuando lo que pensamos, se contradice con nuestros actos

Grant nos advierte que  el problema no es la rana, somos nosotros, que damos por cierta una historia y no volvemos a reflexionarla. ¿Qué tal si somos más como las ranas listas para saltar si el agua se calienta?  ¡Necesitamos ser rápidos para reflexionar!  

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

Borra el caché de tu cerebro Por: Braulio Jatar Alonso

Borra el cache de tu cerebro

Borra el caché de tu cerebro Por: Braulio Jatar Alonso

En informática, una memoria caché es una capa que almacena datos transitorios, de modo que nuevas solicitudes se atienden con mayor rapidez.  Dicho de otra forma, el caché de la computadoras permiten respuestas rápidas acumulando información previa.  Por ejemplo, una página digital guarda en tu computadora información sobre su configuración como el encabezamiento, diseño y todo lo que de alguna forma puede reproducirse sin cambios, de tal forma que cuando vuelves a ella, el tiempo de carga es más rápido, simplemente tiene que rellenar los espacios con la información añadida como nueva.  

Nuestro cerebro funciona de la misma forma: luego que vemos, oímos, olemos o aprendemos algo su memoria lo deja “pegado” a nuestra mente, de tal forma que cuando nos encontramos en igual o parecido escenario, simplemente reproducimos los datos previos. Este “pensar rápido” es en algunas ocasiones nuestro peor enemigo ya que en la premura por responder; vemos o sentimos lo que no es y /o respondemos con información incompleta.  

En un caso que llevamos como abogado teníamos al frente una galería de fotos que,  junto con un largo palabreo,  la policía  había presentado como evidencia contra nuestro cliente,  de tanto ver las imágenes junto con el informe policial, nuestro cerebro rellenaba con palabras lo que las imágenes en realidad no mostraban. Fue un asistente nuevo quien reparó en el error. Tomó las fotos y las presentó separadas del informe a una especie de “grupo focal”,  un método de investigación de mercado que tiene la función de analizar y captar usando el intercambio de ideas de un grupo entre 5 y diez personas. El resultado mostró que las gráficas sin la información suministrada en la “acta policial” en realidad no revelaban nada. Los integrantes del grupo no pudieron identificar una sola característica que vinculara la prueba con nuestro representado. “Las fotos sin las palabras” eran como un ciego que nunca ha visto, imposible de relacionarse  con el caso judicial, la realidad era que los abogados habíamos caído en la trampa del “pensar rápido”, nuestras mentes asociaban automáticamente las imágenes con un elemento “externo influencional” o de «atribución situacional», representado por las palabras, nuestro caché cerebral jugaba a favor de las mentiras policiales, igual que en el experimento de la cárcel de stanford

Muchas veces nuestro caché cerebral es una especie de GPS que luce indicarte las direcciones correctas pero en realidad te lleva a un destino equivocado,  la realidad está escondida detrás de tus sesgos, prejuicios y pensamientos rápidos, solo borrando esa data basura almacenada en tu  mente, te reencuentras con las soluciones que tienes ante tus propias narices.  

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

El número Dunbar, 15 buenos amigos, 50 amigos, 150 contactos, 500 conocidos y 1500 distanciados

Dunbar
  • 15 buenos amigos
  • 50 amigos
  • 150 contactos significativos
  • 500 conocidos
  • 1.500 personas que puedes reconocer

Por BRAULIO JATAR ALONSO

El número de Dunbar es, según el antropólogo Robin Dunbar, la cantidad de personas que pueden relacionarse plenamente en un sistema determinado. Dunbar teoriza que este valor, aproximadamente de 150 personas, está relacionado con el tamaño de la neocorteza cerebral y su capacidad de proceso.

Existe la tendencia moderna a interactuar con el resto usando como parámetros los “likes”, los seguidores y los amigos en Instagram, Twitter, Tik Tok o Facebook respectivamente. Muchachos y también adultos se vanaglorian de sus éxitos sociales. Lo cierto es que ven la relación como un camino de una sola vía, en la cual todo va a un solo participante. Es exactamente lo mismo que sucede con cualquier celebridad; abrumados de seguidores pero de pocos o ningún amigo en realidad.

Dunbar parece tener la explicación de esta limitación, no solo en el caso de influenciadores, sino también con relación a personas tan simples como nosotros, no importa cuántos queramos tener en nuestro circulo, lo cierto es que existe una antipática limitación fisiológica, que nos impide hacer superior a ciento cincuenta el número de intervinientes en nuestro grupo social.

En su estudio, el antropólogo, estableció que distintas especies de primates tenían tendencia a distintos tamaños de grupos sociales. Observó que este volumen estaba relacionado con una parte del cerebro, el neocortex, específicamente. Aplicando esta relación al tamaño del neocortex humano, Dunbar calculó que para los humanos el grupo social que les correspondía era de 147,8, de allí que redondeando se llegó a ciento cincuenta.

El cerebro social de Dunbar,  es una teoría que  busca validar  de alguna manera que una persona promedio no cuenta más que con uno o dos mejores amigos,  unos 5 amigos íntimos, 15 buenos amigos, 50 amigos cercanos y alrededor de 100 amigos sin más, que rozan la línea de lo que entendemos por conocidos.

La razón para los límites numéricos no nacen de nuestros deseos, por el contrario, son parte de nuestra realidad, ya que cada vínculo afectivo impone energía, y esta no la tenemos de forma ilimitada.  Son muchos los casos en los cuales, una sola persona es capaz de “chupar” toda nuestra motivación y son conocidos como “vampiros emocionales”.

Capas sucesivas:

  • 15 buenos amigos
  • 50 amigos
  • 150 contactos significativos
  • 500 conocidos
  • 1.500 personas que puedes reconocer

Las personas migran dentro y fuera de estas capas, pero la idea es que cada persona mantiene sus relaciones en esos límites.

Por BRAULIO JATAR ALONSO

La famosa canción del brasileño Roberto Carlos con aquello de “yo quiero tener un millón de amigos” y, las innumerables manifestaciones  en las redes sociales, son solo una ficción que alimenta nuestro ego, nada tiene que ver con auténticas relaciones humanas.

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

Fuentes Wikipedia- BBC – José Huerta. ES

El poder de la Palabra; la Palabra es… Dios

DIOS OLEO TURBIO

POR BRAULIO JATAR ALONSO .- Los bebés tienen que gustarlo todo, aprenden cómo es su mundo llevándose cada cosa a la boca, de modo que primariamente son aprendientes gustativos. El gusto está íntimamente ligado al olfato, el cual es uno de los sentidos menos desarrollados en los seres humanos. Cuando los niños son ya capaces de controlar sus miembros, empiezan a aprender por medio del tacto –son aprendientes táctiles o cinestésicos. Luego refinan su oído y, más adelante, su vista. (Cita: El Poder de la Palabra Terry Mahony)

Ahora la boca que sirvió para degustar el mundo exterior pasa a ser el que lo modele, es como cuando pruebas algo y luego agregas “me encanta” o “esto está horrible”. A partir de ese momento, la boca ha dejado de ser un simple alumno (aprendiendo) para convertirse en un influenciador hacia lo interno y externo, es decir pasamos de ser aprendices a convertirnos en maestros de opiniones. Ese cambio de paradigma, no se da con otro de los sentidos, quizás la expresión facial sea el segundo mejor proyector de nuestro contacto con el mundo exterior.

En ambos casos, lo que estamos haciendo es pasando de ser observadores a convertirnos en juzgadores de lo exterior. Bonito, feo, sabroso, desagradable, hermoso u horrible, hacen parte de un tan extenso vocabulario que no hay expresión facial, para cada una de esas palabras.

Debemos entender que tenemos con nosotros una herramienta única y  extraordinaria a nivel superior que infinidad de veces desaprovechamos al darle un uso contrario a su esencia creadora, y otras veces lo que es aún peor, la convertimos en una fuerza destructiva que atenta contra nosotros mismos y contra quienes nos rodean.

Braulio Jatar Alonso

Si algo nos distingue del resto a los seres humanos es el lenguaje; su poder es tan grande que lo asociamos con Dios mismo. “Con la palabra dominamos a los hombres”, dijo el ex premier británico Benjamín. En La Biblia hay varios versículos dedicados al Verbo o la Palabra, sinónimos aun del propio Dios o Todopoderoso. Y dentro de ellos -los versículos bíblicos- se establece la relevancia de su uso, al darles existencia desde el principio de los tiempos. Como veremos, el Todopoderoso da órdenes verbales, aunque no tenemos claro a qué o a quién, para construir todo lo que existe. En el texto religioso se nos dice: “En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Juan 1:1. Cita. Braulio Jatar Alonso Inteligencia Emocional en Situaciones Extremas.

       Analicemos el texto; “en el principio ya existía el Verbo”, quiere decir que la Palabra nace junto con la existencia, y  aun antes del génesis, ya que cuando se dice “y “el verbo estaba con Dios”, se está señalando que ambos surgieron unidos, y siendo que el Todopoderoso es previo a la existencia del todo, es de concluir que la Palabra comparte con Dios la coexistencia divina.  Luego se dice “y el verbo era Dios”, ya no sólo nos dicen que la Palabra y Dios surgieron juntos, sino que nos señala que la Palabra es Dios.

      Si apelamos a una interpretación restrictiva de este versículo, hay quienes tendrán el deber de concluir que Dios, más que una figura, es en realidad una voz. Esto pone en evidencia el inmenso poder de la palabra. Hay evangélicos que se refieren a Dios como la Palabra. Es decir, ven en el lenguaje la auténtica existencia divina.Cita. Braulio Jatar Alonso Inteligencia Emocional en Situaciones Extremas.

En una entrevista a BBC Mundo, el psicólogo Jules Davidoff, director del Centro para Cognición, Computación y Cultura (CCCC) de la Universidad de Londres, respondía a la pregunta de, ¿por qué muchas civilizaciones antiguas no reconocían al color azul? Davidoff  ha dedicado tiempo a investigar reconocimiento de objetos, colores, nombres y neuropsicología cognitiva y realizó una exploración en una tribu de Namibia, cuyo lenguaje no tiene una palabra para el azul pero sí varias para diferentes tipos de verde. Cuando les mostró once cuadrados verdes y uno azul, no podían encontrar el que era distinto, pero si en vez de azul ese cuadrado era un tono tan levemente diferente de verde que nosotros difícilmente lo notaríamos, lo señalaban inmediatamente.

 Una docena de veces Dios hizo uso de la Palabra para la creación del Universo; por lo que, ciertamente, el Verbo tiene una fuerza preexistente asociada con la creación de las cosas. Debemos entender que tenemos con nosotros una herramienta única y  extraordinaria a nivel superior que infinidad de veces desaprovechamos al darle un uso contrario a su esencia creadora, y otras veces lo que es aún peor, la convertimos en una fuerza destructiva que atenta contra nosotros mismos y contra quienes nos rodean.

Braulio Jatar Alonso

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

Venezuela   ·  amzn.to/2G3W6ja

El número Dunbar, la falacia de las amistades en redes sociales

Dunbar 750x430 1

Por BRAULIO JATAR ALONSO

El número de Dunbar es, según el antropólogo Robin Dunbar, la cantidad de personas que pueden relacionarse plenamente en un sistema determinado. Dunbar teoriza que este valor, aproximadamente de 150 personas, está relacionado con el tamaño de la neocorteza cerebral y su capacidad de proceso.

Existe la tendencia moderna a interactuar con el resto usando como parámetros los “likes”, los seguidores y los amigos en Instagram, Twitter, Tik Tok o Facebook respectivamente. Muchachos y también adultos se vanaglorian de sus éxitos sociales. Lo cierto es que ven la relación como un camino de una sola vía, en la cual todo va a un solo participante. Es exactamente lo mismo que sucede con cualquier celebridad; abrumados de seguidores pero de pocos o ningún amigo en realidad.

Dunbar parece tener la explicación de esta limitación, no solo en el caso de influenciadores, sino también con relación a personas tan simples como nosotros, no importa cuántos queramos tener en nuestro circulo, lo cierto es que existe una antipática limitación fisiológica, que nos impide hacer superior a ciento cincuenta el número de intervinientes en nuestro grupo social.

En su estudio, el antropólogo, estableció que distintas especies de primates tenían tendencia a distintos tamaños de grupos sociales. Observó que este volumen estaba relacionado con una parte del cerebro, el neocortex, específicamente. Aplicando esta relación al tamaño del neocortex humano, Dunbar calculó que para los humanos el grupo social que les correspondía era de 147,8, de allí que redondeando se llegó a ciento cincuenta.

El cerebro social de Dunbar,  es una teoría que  busca validar  de alguna manera que una persona promedio no cuenta más que con uno o dos mejores amigos,  unos 5 amigos íntimos, 15 buenos amigos, 50 amigos cercanos y alrededor de 100 amigos sin más, que rozan la línea de lo que entendemos por conocidos.

La razón para los límites numéricos no nacen de nuestros deseos, por el contrario, son parte de nuestra realidad, ya que cada vínculo afectivo impone energía, y esta no la tenemos de forma ilimitada.  Son muchos los casos en los cuales, una sola persona es capaz de “chupar” toda nuestra motivación y son conocidos como “vampiros emocionales”.

Capas sucesivas:

  • 15 buenos amigos
  • 50 amigos
  • 150 contactos significativos
  • 500 conocidos
  • 1.500 personas que puedes reconocer

Las personas migran dentro y fuera de estas capas, pero la idea es que cada persona mantiene sus relaciones en esos límites.

La famosa canción del brasileño Roberto Carlos con aquello de “yo quiero tener un millón de amigos” y, las innumerables manifestaciones  en las redes sociales, son solo una ficción que alimenta nuestro ego, nada tiene que ver con auténticas relaciones humanas.

Editor Reporte Confidencial l Abogado 18342 l Comunicador l Locutor 17210 I SNTP 8248 I Profesor Inteligencias l Escritor l 7 libros I Preso Político #ONU #OEA

Fuentes Wikipedia- BBC – José Huerta. ES

Consciente, subconsciente e Inconsciente (¿Quién realmente es Yo?)

y quien soy yo 1 2040696

Braulio Jatar Alonso Abogado, Comunicador, Escritor, Profesor de Inteligencias

El cerebro, la mente, el alma, el espíritu, son como un todo que junto con nuestro cuerpo modela lo que somos. Eso que somos, igual que pasa con nuestra apariencia física, va sufriendo cambios que convierte nuestro yo en otros yo, al avanzar la vida.  Al verte en el espejo notas arrugas en tu rostro, cada una de ellas puede bien representar una nueva capa en el crecimiento de tu espíritu.

Sabes realmente ¿quién es el YO?

Si es el YO ¿ por que le dices MI brazo? . Es como «TU CARRO».  En realidad, el YO no se integra ni a tu cuerpo ni a tu mente. Fíjate que siempre tienes por lo menos dos voces en tu cabeza. Cuando haces algo malo, te recriminas desde otro YO.  Es complicado conocerse a uno mismo, porque en realidad, ustedes están cambiando por dentro como lo hacen por fuera. ¿Cuándo ven una foto o vídeo siendo niñitos lo reconocen como su YO de hoy?

Para la psicología cognitiva podemos decir que el cerebro es el aspecto físico, el hardware de la computadora. Por el contrario, la mente es la que cumple la función  de procesamiento como lo hace el software. Entonces, el programa de computación o el alma, por su parte, es la esencia de la vida; por eso muchas veces se usan como sinónimos, pero es en realidad un concepto más transcendental . El espíritu es la energía que envuelve nuestra existencia, es decir, el conector entre nuestro cuerpo perecedero, el alma imperecedera y el Cosmos eterno que vincula todo lo material con lo inmaterial-

Hoy vamos a hablar de tres entidades de nuestro cerebro- mente.

Libro Inteligencia Emocional en Situaciones Extremas

Consciente, subconsciente e Inconsciente

       El consciente es lo que hemos denominado como nuestro cerebro racional y  se asocia a  nivel de la neocorteza. Tiene relación directa con nuestra realidad circundante y con el manejo que hacemos de nuestra inteligencia cognitiva

       La mente subconsciente es la que apareamos al cerebro emocional, también llamado mamífero, y regulado principalmente por el sistema límbico.  En el subconsciente creamos tramados que nos ayudan a resolver de forma automática lo que hemos aprendido con la mente consciente.

Ya vimos que la  mente consciente se relacionaba con la racionalidad ubicada en el neocorteza, también que la subconsciente se inserta dentro del cerebro emocional; por lo que la mente inconsciente se asocia con el cerebro reptil básico y, en consecuencia, es la encargada de nuestra respiración cuando no estamos pendientes de ella, o de nuestras funciones biológicas cuando dormimos, y también de ese funcionamiento binario de huir o atacar tan propia de los animales.

Freud, según diccionarios de psicología, tuvo razones muy importantes para la defensa de la existencia de la mente inconsciente. Las principales fueron que los fenómenos de hipnosis le mostraron que podemos saber algo sin  saber que lo sabemos y que podemos  desear  algo  sin  saber la auténtica  razón de ese deseo, y que el análisis de los sueños era «el camino real» para acceder a la provincia de lo Inconsciente. Para Freud, los sueños solo se pueden entender a partir de un significado profundo,  no consciente.  Mientras estudiaba la histeria, pudo ver que en la mente pueden existir experiencias y motivaciones determinantes de la conducta y de la salud física sin que se sea consciente de ello

En el inconsciente guardamos inclusive lo que no queremos tener de forma consciente y, teorías sicológicas como el psicoanálisis, son las encargadas de «meter la mano» en esa oscura gaveta, para sacar de allí lo que nos atormenta.

Braulio Jatar Alonso  Abogado, Comunicador, Escritor, Profesor de Inteligencias

Lenguaje y pensamiento herramientas poderosas (Cuatro Tesis) Braulio Jatar

Libro Inreligencia Emocional Portada 1

 Lenguaje y pensamiento son herramientas poderosas para influir en nosotros y nuestro entorno. Son como el lente de una cámara que pierde foco o amplia la imagen conforme a estos dos elementos. Los pensamientos y verbo negativo crean un cuadro borroso de nuestro camino. Por el contrario, focalice en lo positivo y el paisaje será colorido. 

Fuente  Libro Inteligencia Emocional en Situaciones Extremas

       En su blog, Àngels Varó Peral presenta uno de las más claras explicaciones sobre el tema y se pregunta: ¿Cuál es la relación entre el pensamiento y el lenguaje? ¿Son lo mismo? Si no lo son, ¿cómo se relacionan? Responde a las preguntas señalando que el pensamiento se caracteriza por la utilización de conceptos. Los seres humanos poseemos una amplia red de conceptos, y esta red de conceptos, se encuentra registrada y fijada en las palabras que componen el vocabulario de la lengua que hablamos.  

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Quién creó el Yo? (Budismo)

  1. El pensamiento es lenguaje. John B. Watson, conductista, defendió la identidad de ambos procesos y negó la posibilidad de pensar a todos los seres que carecen de lenguaje.
  • El pensamiento depende del lenguaje. Sapir y Whorf sostuvieron que el lenguaje no es un simple instrumento de comunicación de ideas, sino que determina la formación de ideas.
  • El lenguaje depende del pensamiento. Jean Piaget, cognitivista, subordinó el desarrollo del lenguaje al desarrollo del pensamiento.
  • Interdependencia entre pensamiento y lenguaje. Lëv S Vygotski sostuvo que ambos procesos dependen el uno del otro.

        Imagine usted explicando a su esposa que la ama sin usar la palabra amor. ¿Cómo puede exponer ese sentimiento sin la palabra? Usted sabe que siente algo adentro que lo hace feliz, que lo eleva, que lo alza, pero ¿es eso amor? El ser humano no sólo piensa en lo que los sentidos registran, también tiene acceso a valores, emociones, ideas, conceptos; una gama infinita de elementos que no se perciben por los sentidos. ¿Qué es bonito? ¿Qué es feo?

       La Programación Neurolingüística (PNL) postula que todos tenemos nuestra propia visión del mundo, así como que esta visión se basa en los mapas internos que hemos ido construyendo a través de nuestro lenguaje y de nuestros sistemas sensoriales de representación, como resultado de nuestras experiencias vitales individuales. Son estos mapas lingüísticos los que determinarán, más que la propia realidad, cómo interpretaremos el mundo que nos rodea, cómo reaccionaremos ante él, qué significado extraeremos de nuestras experiencias y cuál daremos a nuestros comportamientos. Como señala el Hamlet de Shakespeare: «No hay más bien ni mal que el que el pensamiento construye».

       Una de las creencias fundamentales de la PNL, nos dice Robert Dilts autor del libro  «El poder de la palabra», consiste en que, dada una misma realidad, si enriqueces o expandes tu mapa del mundo podrás percibir más opciones disponibles. Como resultado de ello, actuarás con más eficacia y mayor sabiduría, sea lo que sea lo que estés haciendo. Una de las misiones prioritarias de la PNL consiste en crear herramientas (como los patrones de «El poder de la palabra») que ayuden a las personas a ampliar y enriquecer sus mapas internos de la realidad. Según la PNL, cuanto más extenso y rico sea tu mapa del mundo, más posibilidades tendrás para manejar los retos que la realidad te plantee.

       Tomemos el mensaje de Robert Dilts  cuando señala que el poder de la palabra consiste en ayudar a las personas a desplazar su atención de un marco problema a un marco objetivo, de un marco fracaso a un marco realimentación; de un marco imposibilidad a un marco como sí.

       La fórmula P+E+P compuesta por tres simples conceptos: pensamiento, emoción y palabra es la única herramienta que usted necesita para producir todos los cambios positivos en su vida. Dedique tiempo suficiente en producir pensamientos positivos, usar frases o palabras constructivas que alimentarán emociones y elevarán su corazón, cuyo poder electromagnético es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias. Esto puede influir definitivamente en nuestra percepción de la realidad y, por tanto, en nuestras reacciones y respuestas. Active la ley PEP. Haga que el poder magnético del corazón de su corazón inunde su cerebro de pensamientos, emociones y palabras constructivas. ¡Encienda la estrella de su Universo luminoso! y cada noche brillará para usted y sus seres queridos. Confíe en la fórmula P+E+P.

Braulio Jatar Alonso

Abogado Comunicador Escritor Profesor

Braulio Jatar: El Pensamiento Lateral explicado en historias + VIDEO

IMG 1943 scaled

El pensamiento lateral es un concepto que creó en 1967 el psicólogo Edward de Bono en su libro El uso del pensamiento lateral. Este tipo de pensamiento busca soluciones a los problemas que no siguen las pautas lógicas utilizadas normalmente, se apoya en ideas que se salen de lo habitual, busca caminos alternativos de resolución.

SE TRATA DE UN TIPO DE PENSAMIENTO CREATIVO, QUE ESCAPA DE LAS IDEAS PRECONCEBIDAS.

Elemento fundamental para poner en práctica el pensamiento lateral
Enfocar los problemas de forma creativa y verlos así desde perspectivas muy diferentes.

Técnicas que facilitan el surgimiento del pensamiento lateral

  • Suprimir alguna característica del problema.
  • Invertir el problema, o analizar su contrario y ver cómo podría solucionarse desde esa perspectiva inversa.
  • Fraccionar el problema en distintos componentes.

¿Cuánta tierra hay en un hoyo de un metro de largo por un metro de ancho y un metro de profundidad?

Es un HOYO. No tiene tierra.

VIDEO : El pensamiento lateral explicado con dos historias. Adrián Paenza, matemático

Vea también la definición de Pensamiento Lateral por Wikipedia:

Firmado por : BRAULIO JATAR ALONSO.

Director del portal de noticias Reporte Confidencial | Abogado | Comunicador | Profesor de Inteligencias | Escritor | Autor de 7 libros, Publicados 5

Para más información: Wikipedia

Braulio Jatar: Inteligencia Emocional y Pensamiento Paralelo

descarga

Braulio Jatar: Inteligencia Emocional y Pensamiento Paralelo

Vamos a decir que INTELIGENCIA es la capacidad de RESOLVER PROBLEMAS, por lo que INTELIGENCIA EMOCIONAL es la CAPACIDAD de RESOLVER PROBLEMAS EMOCIONALES. 

Definir con simpleza ayuda a recordar los conceptos.  En matemáticas; simplificar (o reducir) fracciones significa hacer la fracción lo más simple posible. ¿Por qué decir cuatro octavos (4/8) cuando en realidad quieres decir la mitad (1/2) ?

En el portal disfrutalasmatematicas.com nos explica el método de descomposición, separación o reducción para resolver lo que se presenta como una complicada pregunta.

¿Cómo simplifico una fracción?

Intenta dividir los números de arriba y abajo de la fracción a la vez hasta que no puedas seguir más (prueba a dividirlos por 2,3,5,7,… etc).

Captura 16
Ejemplo: Simplifica la fracción 24/108 

El mismo principio de SIMPLIFICAR o DISCRIMINAR las opciones, es el que usamos en la INTELIGENCIA LATERAL, de la cual también hablaremos un poco.

Ahora bien ¿Qué son las emociones?  Una vez más responderemos aplicando la simplicidad. Las emociones son simplemente IMPULSOS para la ACCIÓN. Vamos a detenernos un momento aquí, para simplificar la respuesta . Las EMOCIONES son ACCIONES y   la TERCERA LEY DEL MOVIMIENTO DE ISAAC NEWTON establece que “A TODA ACCIÓN SE OPONE UNA REACCIÓN IGUAL”. Newton hablaba de la física, pero su enunciado es igualmente válido para las ciencias sociales. ASÍ QUE CADA RESPUESTA SUELE PROVOCAR OTRA DE SIGNO CONTRARIO.

La INTELIGENCIA EMOCIONAL es ADMINISTRAR esas ACCIONES para alcanzar resultados exitosos en tu vida interior, con terceros y entorno. 

Las EMOCIONES bajo control son éxito, fuera de control son fracaso. Miles de casos pasionales demuestran las fatales consecuencias de un SECUESTRO EMOCIONAL.

Las emociones son “impulsos para la acción”

El tema con las emociones es que son ACCIÓN y toda ACCION tiene una REACCIÓN dentro de TI y FUERA de ti.  Cuando estas enamorado o enamorada, tu corazón se activa, pero si el de la otra persona no lo hace , eso produce una ACCIÓN Y REACCIÓN de lado y lado que puede traer problemas.  Igual para con los CELOS; que producen una REACCIÓN en la otra persona y en ti.

En el portal lamenteesmaravillosa

7 señales en el cuerpo que indican problemas emocionales

Dolor de cabeza, un síntoma de problemas emocionales. El dolor de cabeza frecuente es un síntoma muy común. También son señales:

  1. Dolor en el cuello.
  2. Rigidez y problemas en los hombros.
  3. Molestias en la parte superior de la espalda.
  4. Dificultades en la espalda baja.
  5. Dolores en las manos.
  6. Problemas en las rodillas.

Dijimos que hablaríamos algo sobre Inteligencia o Pensamiento Lateral, concepto que creó en 1967 el psicólogo Edward de Bono en su libro El uso del pensamiento lateral.

SE TRATA DE UN TIPO DE PENSAMIENTO CREATIVO, QUE ESCAPA DE LAS IDEAS PRECONCEBIDAS. Demos un ejemplo y en otra oportunidad ampliaremos el tema:

PREGUNTA:

¿Cuánta tierra hay en un hoyo de un metro de largo por un metro de ancho y un metro de profundidad?

 Técnicas que facilitan el surgimiento del pensamiento lateral

– Suprimir alguna característica del problema.

– Invertir el problema, o analizar su contrario y ver cómo podría solucionarse desde esa perspectiva inversa.

– Fraccionar el problema en distintos componentes.

RESPUESTA:

En un hoyo NO HAY TIERRA !!!

BRAULIO JATAR ALONSO

Director del portal de noticias Reporte Confidencial | Abogado | Comunicador | Profesor de Inteligencias | Escritor | Autor de 7 libros, Publicados 5