7 Claves del “Juicio” a Guaidó: Ninguno de los de arriba quieren la bolita

7 Claves del “Juicio” a Guaidó: Ninguno de los de arriba quieren la bolita

Resultado de imagen para guaidoPara detener arbitrariamente al diputado Juan Requesens, en la planta baja de su edificio, o para perseguir al también diputado Freddy Guevara, uno preso en el SEBIN y el otro con dos años asilado en la residencia del embajador de Chile en Caracas, se siguió procedimiento alguno, simplemente se ordenó la captura y están privados de libertad. Nada importó la inmunidad parlamentaria de ambos, el que se violara el procedimiento legal establecido en la Constitución ni el código orgánico procesal.

A la orden política la siguió la orden judicial, y la segunda hizo un mal maquillaje de la primera, todo tal cual como se hace en cualquier régimen totalitario.

En los casos narrados se hizo de las formas procesales un auténtico garabato, y los dos parlamentarios tienen meses sufriendo de encierros inconstitucionales, que parecieran se repetirían cuando a principio de año, una comisión del SEBIN interceptó el vehículo del entonces Presidente de la Asamblea Nacional, lo metieron a empujones en una de las camionetas de la policía política y luego, ante la sorpresa de todos, lo liberaron en el lugar donde tenía pendiente un acto político en el estado Vargas.

Guaidó en aquel entonces no era Presidente de Venezuela conforme al reconocimiento de más de sesenta países, y eso hace más complicada la decisión política, y de allí que su detención es ahora una papa caliente que se pasan desde el Ministerio Publico, al Tribunal Supremo de Justicia, de allí a la sedicente “constituyente” y ahora de vuelta a Tarek William Saab, a quien le han devuelto la “BOLITA” que parece dar saltos en las distintos cavidades de la ruleta, sin que nadie quiere que caiga en su número.

ENTENDIENDO EL ACERTIJO JURÍDICO

Artículo 200 Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones desde su proclamación hasta la conclusión de su mandato o la renuncia del mismo. De los presuntos delitos que cometan los o las integrantes de la Asamblea Nacional conocerá en forma privativa el Tribunal Supremo de Justicia, única autoridad que podrá ordenar, previa autorización de la Asamblea Nacional, su detención y continuar su enjuiciamiento En caso de delito flagrante cometido por un parlamentario o parlamentaria, la autoridad competente lo o la pondrá bajo custodia en su residencia y comunicará inmediatamente el hecho al Tribunal Supremo de Justicia. Los funcionarios públicos o funcionarias públicas que violen la inmunidad de los o las integrantes de la Asamblea Nacional, incurrirán en responsabilidad penal y serán castigados o castigadas de conformidad con la ley.

1.- A Guaidó no se sabe los delitos que le imputan.
2.- La “constituyente” no dejó expresamente claro que había allanado la inmunidad, ya que el decreto habla de “autorizar su enjuiciamiento”, lo que presupone lo primero pero no está claro en lo segundo.
3.- El Tribunal Supremo ha podido ordenar la detención de Guaidó y/o pasar el expediente a la ANC, pero optó por lo segundo no lo primero.
4.- Ahora la “bolita” cae de vuelta en el número del Ministerio Público, que tiene la responsabilidad de “continuar con la fase investigativa” contra un Guaidó ahora, supuestamente, despojado de la prerrogativa procesal constitucional que representa la inmunidad.
5.- En su momento la Fiscalía debería “imputarle” al Presidente (E) ; los delitos en que presuntamente está incurso y dependiendo del tipo delictual, la bolita podría llegar hasta un tribunal ordinario de “control”.
6.- Este “juez” de control puede ser, siendo el eslabón más delgado, al que presionen para que haga lo que ninguna de las instancias superiores se atrevió a hacer, es decir acordar medidas para garantizar el resultado final del proceso penal, como por ejemplo, privativa de libertad contra Guaidó.
7.- Tarek William Saab no ha informado cuándo imputará a Guaidó ni que “delito” es el que está investigando, para tales propósitos.

La bolita salta de aquí para allá. Todos siguen ligando que no sea en su número. Esa es la verdad.