Mar­tin Luther King y Malcolm X o María Corina y Guaidó (Unos y otros son necesarios )

Mar­tin Luther King y Malcolm X o María Corina y Guaidó (Unos y otros son necesarios )

Foto: Fue un encuentro de apenas un minuto, pero un fotógrafo lo captó para la posteridad. Mar­tin Luther King y Malcolm X (a la izqda. y la dcha., respectiva­mente) no habían coincidido antes ni volverían a hacerlo más. Ambos lidera­ban la lucha por los derechos civiles de los negros, aunque desde posiciones di­vergentes. Luther King simbolizaba la vía pacifista, inspirada en una profunda convicción cristiana. En 1963, durante la marcha sobre Washington, había elec­trizado al país con su discurso “I have a dream” (“Tengo un sueño”), acerca de la igualdad entre los seres humanos.


La denominada oposición venezolana, ha estado enfrentada en cuanto a los métodos para salir de la barbarie politica que se ha incrustado en el pais. La  Venezuela democrática que durante décadas sirvió de ejemplo continental, ha devenido en lo que muchos denominan “Estado Forajido“, “Narco Estado” y que nosotros en lo que sería el ultimo de los libros de nuestra trilogía; denominamos “El Pranato”.

Sea la denominación con la cual se describa la actual situación,  el debate de la oposición se  centra en  cual es la más eficiente herramienta para salir de la “pesadilla”.  La polémica aqui y ahora, se parece bastante –  guardando la debida distancia –  a la de los dos titanes de la lucha por los derechos civiles de la población negra en los EEUU.

Maria Corina Machado, por una parte,  con una imagen que por su acción, discurso y tenacidad para enfrentar al régimen, ha sido categorizada como “radical”. Por la otra,  Juan Guaidó,  el presidente (E) de Venezuela, quien se muestra convencido que la suma de voluntades de forma pacífica y en resistencia, es el camino que garantiza el éxito en esta batalla por el rescate de la democracia, son el Yin y el Yang  de las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las estrategias para lograr el mismo fin.

Partidarios de un lado y del otro, se presentan como enemigos  y hacen muchas veces el trabajo al adversario, al construir muros de desunión  y expulsar epítetos, que son musica para los oídos de los auténticos contrarios políticos y responsables de la peor crisis social del hemisferio. Esos seguidores no han entendido que El yin y el yang son interdependientes, es decir  no pueden existir el uno sin el otro.

Mar­tin Luther King y Malcolm X  buscaban el mismo objetivo y aunque  King  nunca respondió a los ataques de Malcolm, este ultimo siempre enfiló su  verbo hacia el “pacifista”. Pero lo que podía parecer como un desgaste entre aliados,  realmente era la sinergia necesaria para que uno y el otro sumaran, de forma separada, los aliados suficientes  para alcanzar el objetivo común.  Uno hacia fuerte al otro. Ambos, estando separados, eran demasiado para el enemigo.

“María Corina y lo que son como ella, son tan útiles y necesarios como son Juan Guaidó y los que son como él. Sus posiciones, aunque se dude, no desgastan uno o el otro, por el contrario, se crea una fuerza  extra que ninguno de los dos grupos,  hubiera podido generar en caso de accionar aisladamente.

Si  Mar­tin Luther King  no hubiera tenido a un Malcolm X, tendría que habérselo inventado. Lo mismo acontece en el terreno nacional, los más radicales y los más pacifistas al final, como en la foto, se  darán la mano sabiendo que gracias a sus diferencias:  el enemigo ha sido derrotado.

La historia de Venezuela dirá los mismo que la de EEUU : “Unos y otros, fueron necesarios”.