Lenguaje y pensamiento herramientas poderosas (Cuatro Tesis) Braulio Jatar

Lenguaje y pensamiento herramientas poderosas (Cuatro Tesis) Braulio Jatar

Libro Inreligencia Emocional Portada 1

 Lenguaje y pensamiento son herramientas poderosas para influir en nosotros y nuestro entorno. Son como el lente de una cámara que pierde foco o amplia la imagen conforme a estos dos elementos. Los pensamientos y verbo negativo crean un cuadro borroso de nuestro camino. Por el contrario, focalice en lo positivo y el paisaje será colorido. 

Fuente  Libro Inteligencia Emocional en Situaciones Extremas

       En su blog, Àngels Varó Peral presenta uno de las más claras explicaciones sobre el tema y se pregunta: ¿Cuál es la relación entre el pensamiento y el lenguaje? ¿Son lo mismo? Si no lo son, ¿cómo se relacionan? Responde a las preguntas señalando que el pensamiento se caracteriza por la utilización de conceptos. Los seres humanos poseemos una amplia red de conceptos, y esta red de conceptos, se encuentra registrada y fijada en las palabras que componen el vocabulario de la lengua que hablamos.  

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Quién creó el Yo? (Budismo)

  1. El pensamiento es lenguaje. John B. Watson, conductista, defendió la identidad de ambos procesos y negó la posibilidad de pensar a todos los seres que carecen de lenguaje.
  • El pensamiento depende del lenguaje. Sapir y Whorf sostuvieron que el lenguaje no es un simple instrumento de comunicación de ideas, sino que determina la formación de ideas.
  • El lenguaje depende del pensamiento. Jean Piaget, cognitivista, subordinó el desarrollo del lenguaje al desarrollo del pensamiento.
  • Interdependencia entre pensamiento y lenguaje. Lëv S Vygotski sostuvo que ambos procesos dependen el uno del otro.

        Imagine usted explicando a su esposa que la ama sin usar la palabra amor. ¿Cómo puede exponer ese sentimiento sin la palabra? Usted sabe que siente algo adentro que lo hace feliz, que lo eleva, que lo alza, pero ¿es eso amor? El ser humano no sólo piensa en lo que los sentidos registran, también tiene acceso a valores, emociones, ideas, conceptos; una gama infinita de elementos que no se perciben por los sentidos. ¿Qué es bonito? ¿Qué es feo?

       La Programación Neurolingüística (PNL) postula que todos tenemos nuestra propia visión del mundo, así como que esta visión se basa en los mapas internos que hemos ido construyendo a través de nuestro lenguaje y de nuestros sistemas sensoriales de representación, como resultado de nuestras experiencias vitales individuales. Son estos mapas lingüísticos los que determinarán, más que la propia realidad, cómo interpretaremos el mundo que nos rodea, cómo reaccionaremos ante él, qué significado extraeremos de nuestras experiencias y cuál daremos a nuestros comportamientos. Como señala el Hamlet de Shakespeare: «No hay más bien ni mal que el que el pensamiento construye».

       Una de las creencias fundamentales de la PNL, nos dice Robert Dilts autor del libro  «El poder de la palabra», consiste en que, dada una misma realidad, si enriqueces o expandes tu mapa del mundo podrás percibir más opciones disponibles. Como resultado de ello, actuarás con más eficacia y mayor sabiduría, sea lo que sea lo que estés haciendo. Una de las misiones prioritarias de la PNL consiste en crear herramientas (como los patrones de «El poder de la palabra») que ayuden a las personas a ampliar y enriquecer sus mapas internos de la realidad. Según la PNL, cuanto más extenso y rico sea tu mapa del mundo, más posibilidades tendrás para manejar los retos que la realidad te plantee.

       Tomemos el mensaje de Robert Dilts  cuando señala que el poder de la palabra consiste en ayudar a las personas a desplazar su atención de un marco problema a un marco objetivo, de un marco fracaso a un marco realimentación; de un marco imposibilidad a un marco como sí.

       La fórmula P+E+P compuesta por tres simples conceptos: pensamiento, emoción y palabra es la única herramienta que usted necesita para producir todos los cambios positivos en su vida. Dedique tiempo suficiente en producir pensamientos positivos, usar frases o palabras constructivas que alimentarán emociones y elevarán su corazón, cuyo poder electromagnético es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5.000 veces más intenso que el del cerebro. El corazón envía más información al cerebro de la que recibe, es el único órgano del cuerpo con esa propiedad, y puede inhibir o activar determinadas partes del cerebro según las circunstancias. Esto puede influir definitivamente en nuestra percepción de la realidad y, por tanto, en nuestras reacciones y respuestas. Active la ley PEP. Haga que el poder magnético del corazón de su corazón inunde su cerebro de pensamientos, emociones y palabras constructivas. ¡Encienda la estrella de su Universo luminoso! y cada noche brillará para usted y sus seres queridos. Confíe en la fórmula P+E+P.

Braulio Jatar Alonso

Abogado Comunicador Escritor Profesor